Según los datos actualmente hay cuatro millones de hogares a la espera de que se ponga tope a la subida de las hipotecas a interés variable.
La subida de los tipos de interés decidida por el Banco Central Europeo, la más grande de la historia, ya ha tenido efectos en los bolsillos de la población. El euríbor, la tasa que utilizan los bancos para calcular la cuota de las hipotecas con tipos de interés variables, trepaba el 9 de septiembre hasta el 2%, una cifra que va a suponer un aumento de cerca del 35% en el dinero que cuatro millones de familias dedican al pago de la vivienda.

La subida del euríbor hasta el 1,5% ya había supuesto, de media, un incremento del 28% en el monto de las hipotecas variables, según un estudio de Fotocasa. Este portal inmobiliario estima que la subida de los tipos del Banco Central Europeo (BCE) ha encarecido las hipotecas variables entre 1.400 y 3.400 euros, es decir, entre 124 y 288 euros por mes. Y todo esto calculado con un euríbor en el 1,5%, una cifra que ya se ha superado con holgura. Y todo indica —y así lo ha confirmado el BCE— que tras los recientes aumentos en el precio del dinero en julio y septiembre vendrán nuevas medidas en la misma dirección.

Con un euríbor en el 2%, el golpe a las familias será mucho mayor. M.C. contrató su hipoteca variable hace dos años cuando los tipos de interés y el euríbor eran negativos. Con una deuda de 180.000 euros, a pagar en 30 años, tenía que dedicar 586 euros a la cuota mensual de la hipoteca. Si la fecha de actualizar su hipoteca —algo que ocurre todos los años en la misma fecha— hubiera sido el 9 de septiembre, su cuota hubiera crecido un 39% hasta los 816 euros por mes. Y si el euríbor llegara al 3% debería pagar 921 euros, un aumento que supondría un crecimiento del 57% en su cuota.

Y no se trata de un gasto cualquiera, sino el que representa de lejos el gasto más importante de todas las familias en España, con un 28,4% de media, aunque para el quintil más pobre ya suponía en 2019 un 40%. Con un euríbor en el 3%, algo que la prensa económica no descarta, la población con hipotecas variables debería dedicar de media cerca del 40% de su presupuesto familiar a pagar la cuota, según el portal Help My Cash. En el caso de las familias con menos ingresos, ese escenario se traduciría en que deberían dedicar más de la mitad de sus ingresos al pago de la cuota.

Ante esta situación el Ministerio de Derechos Sociales ha propuesto que los bancos ofrezcan obligatoriamente a sus clientes la posibilidad de acogerse a una reducción en la cuota de sus préstamos. Así, durante un año el diferencial de las hipotecas de tipo variables sería de un 0,10%, sin aumento del plazo de amortización del crédito. La medida supondría una rebaja de unos 150 euros en las cuotas, según los cálculos del Ministerio que preside Ione Belarra, para incluirla en el decreto ley de plan de contingencia (ver aquí).

Algo a lo que se oponen radicalmente los bancos, alegando que las cláusulas de los contratos privados individuales no pueden modificarse por decreto y que las entidades ya renegocian créditos con deudores que atraviesan dificultades económicas. Es nuestro “día a día”, insisten. Sin entrar al detalle de la propuesta de la parte minoritaria del Gobierno, en los servicios jurídicos de los bancos coinciden en que la medida no tiene “encaje legal” y, de llevarse a cabo, implicaría importantes problemas de cara a la modificación de los contratos en vigor. “Generaría una gran inseguridad jurídica”, declaran (ver aquí).

Frente al cierre de filas de los bancos, Javier Gil, investigador sobre temas de vivienda y miembro del Sindicato de Inquilinos de Madrid (ver aquí), advierte que “estas subidas son la semilla de cientos de miles de desahucios durante los próximos años”, pero antes de llegar a eso, señala, miles de familias se verán en la tesitura de tener que recortar otros gastos para no llegar a una situación de impago y, en último caso, de desahucio. Este activista hace un llamamiento a las familias afectadas por esta subida: “Lo más importante: no dejes de comer ni nada por el estilo para pagar la hipoteca. Tampoco te endeudes aún más para pagar la hipoteca (ni con familiares)”. Ante esta situación, recomienda contactar con los grupos de vivienda que llevan años lidiando con situaciones similares y “no esperar a tener una fecha de desahucio”.

Si eres una de las personas afectadas por esta subida desmesurada del interés de las hipotecas y necesitas asesoramiento, llámanos y desde el servicio jurídico intentaremos ayudarte.